Cineteca PUCV ofrece estreno del filme “Emporios: inmigrantes italianos de ayer y hoy”

Los inmigrantes tuvieron un rol central a la hora de impulsar el comercio a nivel local, considerando que en el siglo XIX, antes de construirse el canal de Panamá, Valparaíso se consolidó como el principal puerto del Conosur.

19.01.2017

En la Cineteca PUCV se efectuó el estreno del filme “Emporios: inmigrantes italianos de ayer y hoy” de la directora Magdalena Gissi, donde se relata la evolución que ha tenido el comercio de abarrotes y almacenes en las principales avenidas de Valparaíso como también en los cerros desde fines del siglo XIX y a principios del siglo XX.

Sobre el estreno en la región,  la jefa de Extensión Cultural de la PUCV, Verónica Muñoz, señaló que el interés por mostrar este filme surgió a raíz de su exhibición en la Cineteca Nacional en Santiago y, dada la alta presencia e influencia de la comunidad italiana en la zona, considerando que refleja parte de la historia e identidad de Valparaíso.

“Como Universidad nos interesa vincularnos con distintos públicos, atraer a personas que no conocen nuestro quehacer y generar instancias de encuentro, rescatando parte de la historia de la ciudad, a través de sus comunidades de inmigrantes, tema que se ha abordado por medio de muchos investigadores de la Universidad y permea nuestro trabajo. Además, este tipo de filmes nos evoca nostalgia y recuerda ese poder que tiene el cine documental de transportarnos a otras realidades”, indicó.

Por su parte, la directora Magdalena Gissi recordó que la película está basada en una idea nacida hace tres años y retrata la importancia que tuvieron los almacenes de barrio y emporios entre finales del 1800 y principios del 1900, periodo de su máximo auge.

“La idea es rescatar este patrimonio de la ciudad desde la perspectiva social porque la vida de barrio que se generaba en los emporios, luego desapareció completamente.  En ellos te ‘fiaban’, te regalaban caramelos, se prestaba el teléfono en la esquina cuando no había en las casas, incluso se daba ayuda para llevar a un niño al hospital, un aspecto humanitario que se ha ido perdiendo y hoy los minimarkets no corresponden al concepto clásico de los emporios genoveses”, señaló.

Entre el público estuvieron numerosos hijos y nietos de inmigrantes, quienes aprovecharon de compartir sus experiencias familiares e impresiones sobre el trabajo documental de Gissi en un diálogo junto a la realizadora posterior al visionado. En representación de la PUCV, estaba además el director general de Vinculación con el Medio, Juan Torrejón.

UN RETRATO DE LA EVOLUCIÓN DEL COMERCIO

Los inmigrantes tuvieron un rol central a la hora de impulsar el comercio a nivel local, considerando que en el siglo XIX, antes de construirse el canal de Panamá, Valparaíso se consolidó como el principal puerto del Conosur. Muchos adelantos técnicos fueron posibles gracias a la influencia de los extranjeros, entre ellos, el ferrocarril, los tranvías y la electricidad.    

El término “emporio” se aplica a “un lugar que los comerciantes de una nación se habían reservado para sus intereses comerciales en el territorio de otra nación”, de acuerdo al proyecto de investigación realizado para el documental, evolución que es narrada por los descendientes de los fundadores de estos tradicionales locales.

Durante las primeras décadas del siglo XX, hubo más de 1.200 emporios en Valparaíso. Actualmente, apenas queda una docena.   

Una gran mayoría de los italianos que llegaron a Chile eran marineros, cruzaban por el estrecho de Magallanes antes de que se abriera el Canal de Panamá. “Venían de Genova, de La Liguria. Los Bacigalupo, por ejemplo, eran de Sestri Levante. Con el filme buscamos contribuir al rescate patrimonial e histórico, no olvidarnos de los que fuimos o vamos a ser inmigrantes. Esto se suele olvidar”, advirtió.

Gissi recuerda que los primeros italianos que llegaron a Valparaíso eran campesinos pobres que arribaron a fines del 1800, luego del proceso de unificación de Italia. “En este periodo, se vivió la falta de comida y la crisis económica. Muchos llegaron jóvenes y eran mandados por los padres con 14 y 15 años, pues no tenían qué comer. Después de la Primera Guerra Mundial en 1918 llegaron técnicos  y otros más capacitados. Con la Segunda Guerra arribaron profesionales. Son tres inmigraciones importantes, pero la de los emporios correspondió a la primera”, indicó.

Con la llegada de los inmigrantes, se generó una mezcla social que está en el ADN de Valparaíso, por ser puerto principal. “Le decían el Emporio del Pacífico. Hay que poner en valor el aporte de la ciudad. A nivel tecnológico, por ejemplo, las primeras máquinas para hacer pastas en el país llegaron a Valparaíso gracias a los emporios, donde se hacían los ravioles. Después trajeron indumentaria más grande y nadie conocía las corbatitas, ravioles, lasaña y canelones. Esto fue gracias a la industrialización en Italia y muchos iban a comprar a las ferias que se hacían en Milán”, recordó.

El documental “Emporios” se ha ofrecido en diversos festivales en el extranjero en países como Italia, Polonia y México. Gracias a aportes de CORFO, se está avanzando en la posibilidad de llevarlo a otros lugares dentro de Chile y también fuera de nuestras fronteras.

CARTELERA ANUAL

Este 2018, la Cineteca de la PUCV continuará con la tradicional temporada del Documental DocsBarcelona del Mes que se ofrecerá en su décima versión. Como adelanto, se han programado tres muestras de cine italiano, también habrá cine francés y los ciclos habituales que forman parte de la programación dedicada a directores. Además, se ofrecerá la semana de la Francofonía en marzo y un ciclo dedicado al director español Carlos Saura cuando la sala reanude su actividad luego del receso estival.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio