Benito Baranda inauguró Año Académico de la Escuela de Pedagogía: “Como desafío tenemos que pasar de la indignación al compromiso”

El presidente ejecutivo de la Fundación América Solidaria efectuó la conferencia titulada: “Ejercicio de la Pedagogía: Ética y Responsabilidad”.

31.03.2017

En la Sala Quinto Centenario de la Casa Central se efectuó la ceremonia de inauguración del Año Académico 2017 de la Escuela de Pedagogía de la PUCV. En la ocasión, el presidente ejecutivo de la Fundación América Solidaria efectuó la conferencia titulada: “Ejercicio de la Pedagogía: Ética y Responsabilidad”.

Antes de efectuar su ponencia, el vicerrector de Investigación y Estudios Avanzados de nuestra Casa de Estudios, Joel Saavedra, señaló que la PUCV ha desarrollado una serie de iniciativas para  apoyar a los sectores más carenciados de la sociedad, lo que debe motivar a las nuevas generaciones de estudiantes y a la comunidad universitaria a reforzar el rol social de nuestra institución.  

“Para nosotros es muy importante como Universidad que se trabaje desde la profesión con un sentido social, que sean capaces de ver que los alumnos tienen una posición privilegiada dentro de la sociedad. Hay otros jóvenes que no tuvieron esa suerte de participar de la educación universitaria, por lo tanto, hay personas en Chile que se encuentran en una condición de vulnerabilidad. Ellos esperan que alguien les ayude. Nosotros queremos que nuestros académicos, funcionarios y estudiantes tengan un sentido social y de responsabilidad con la sociedad, que puedan aportar desde cada disciplina con un granito de arena y devolver la mano”, precisó.

Por su parte, el director de la Escuela de Pedagogía, José Miguel Garrido destacó que la Escuela de Pedagogía cuenta con más de 58 años de compromiso, responsabilidad y contribución en la formación inicial de docentes, formación continua del profesorado, directivos docentes y otros actores de la educación. “Contribuimos en la formación de alrededor de 3 mil estudiantes anualmente en los 14 programas de pedagogía que imparte la Universidad, interactuando con unas 10 unidades académicas distribuidas en tres facultades”, complementó.

Dentro de los desafíos futuros que enfrentará la Escuela de Pedagogía, se incluye la implementación de la primera malla de formación consecutiva destinada a licenciados en teología con el fin de que puedan acceder al título de profesor de religión y moral. A nivel de postgrado, se está avanzando en la creación del programa de Doctorado en Educación.  

TODOS SOMOS NECESARIOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA SOCIEDAD

Benito Baranda recordó que su familia siempre ha estado vinculada a la Pedagogía. Por una parte, fue profesor de Enseñanza Media durante 15 años y algunos de sus hijos han optado por estudiar esta carrera. Al respecto, recordó que nuestro sistema de educación es uno de los más segmentados del mundo, después de Perú.

En esta misma línea destacó que el mundo se caracteriza por la construcción social que hacemos las personas y la esencia comunitaria del ser humano es la raíz de la Pedagogía: “las personas somos para vincularnos con otras, no para estar aisladas. Recordando a Nowak, la cooperación es el arquitecto de la evolución humana y el mundo moderno es una empresa extraordinariamente colectiva”, señaló.

El psicólogo planteó que el mundo de hoy vive en tensión debido a los recurrentes casos de corrupción, conflicto de intereses, tráfico de influencias, rupturas familiares, guerras, delitos, crisis moral y crisis política y económica. “La crisis se expresa en el aislamiento, individualismo y materialismo. En el fondo son experiencias de ausencia, ruptura y dolor. Vivimos un tiempo en el que los bienes se sobreponen al ser o estar”, argumentó.

En su conferencia, recordó el planteamiento de Amartya Sen: “esta es una crisis moral porque la gente ha utilizado la codicia de manera imprudente, haciéndose daño a sí misma y a los demás. Muchas instituciones han caído, mucha gente está en ruina”.

LA AMENAZA DE LA INJUSTICIA Y LA EXCLUSIÓN SOCIAL

Baranda señaló que en un plazo de 10 años, México ha duplicado su PIB per cápita y 15 mexicanos se encuentran entre los 100 más ricos del mundo, sin embargo, un 46% de su población presenta una situación de pobreza. En Chile, sólo el 9% de las personas reciben el promedio del PIB per cápita, cifra que en Portugal llega al 53%, avance que ha sido posible debido a un gran esfuerzo en materia de educación.

“Como desafío tenemos que pasar de la indignación al compromiso. Propiciar la excelencia al trabajar, dando el máximo y ofreciendo el trabajo a los demás. Todos somos necesarios en la construcción de la sociedad. Uno de los grandes problemas que presenta nuestro país es que muchos padres no quieren que sus hijos se eduquen con otros”, advirtió.

Lamentó que en Chile no se valore la capacidad de aprendizaje y enriquecimiento que ofrecen los otros. “En los colegios no se vincula al Quijote con los problemas actuales de la sociedad (…) Cada profesión puede ser una contribución al bien común de la sociedad. No es sólo para ganarse la vida”, explicó.

Luego, el presidente ejecutivo de América Solidaria señaló que educar es sacar lo mejor de las personas, pues tienen que aprender a construir su confianza y avanzar en autonomía.

Siguiendo lo planteado por San Alberto Hurtado, Baranda hizo un llamado pensar en una ética de la reciprocidad. “La empatía es la cualidad que nos mueve a interesarnos por los demás, ayudarlos en sus necesidades, a cuidar de los intereses comunes”.

Finalmente, recordó unas palabras del escritor colombiano Gabriel García Márquez: “No esperan nada del siglo XXI. Es el siglo XXI el que lo espera todo de ustedes”.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio    

Fotos: Ángela Tobón Coral