Dr. Rattan Lal es el nuevo Doctor Scientiae et Honoris Causa de la PUCV

El prestigioso científico integró el grupo de expertos que participaron en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático que recibieron el Premio Nobel de la Paz en 2007. En nuestra Universidad colaborará en el Doctorado en Ciencias Agroalimentarias.

23.08.2019

“Este premio es el honor y el privilegio más grande que he recibido. Será recordado por las generaciones que vienen en mi familia”. Con estas palabras comenzó la conferencia que desarrolló el Dr. Rattan Lal, luego de recibir de manos del rector Claudio Elórtegui, el diploma y la medalla que acredita su nombramiento como Doctor Scientiae et Honoris Causa.  

Entre los asistentes a la ceremonia estuvo el decano de la Facultad de Agronomía y Ciencias de los Alimentos, Juan Álvaro; la contralora de la PUCV, Lorena Carvajal; la directora general de Vinculación con el Medio, Karina Toledo; entre otros académicos e invitados. 

El secretario general, José Luis Guerrero y la profesora Ximena Besoaín destacaron su innegable contribución en materias tan relevantes en aspectos vinculados a cambio climático, carbono del suelo, degradación y restauración del suelo, seguridad alimentaria y sostenibilidad en el medio ambiente. Su dilatada producción científica se ve retratada en 22 libros de su autoría, 72 textos coeditados y la publicación de más de 900 artículos en revistas y 2.300 publicaciones, entre otros aspectos, siendo uno de los científicos más influyentes a nivel mundial.    

El profesor Dr. Rattan Lal es profesor de Ciencias del Suelo de la Universidad Estatal de Ohio y director del Centro de Manejo y Captura de Carbono de esta institución. Integró el grupo de expertos que participaron en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, quienes recibieron el Premio Nobel de la Paz en 2007. En nuestra Universidad colaborará en el Doctorado en Ciencias Agroalimentarias.

En su conferencia destacó la importancia de la gestión del suelo para abordar los problemas de alimentación que enfrenta el mundo en pleno siglo XXI. Expuso sobre el impacto de los gases de efecto invernadero y el aumento de las temperaturas que están provocando veranos cada vez más calurosos e inviernos más fríos. También se refirió a la sequía en varias partes del mundo, lo que también nos ha afectado en Chile, especialmente en la zona central del país.

“En la actualidad somos 7,7 mil millones de habitantes. Diversas proyecciones plantean que al 2100 llegaremos a tener 11,2 mil millones de personas sobre el planeta. Esto tiene un impacto directo en el medio ambiente. Hay que cambiar nuestra forma de vida y conductas de consumo si queremos seguir viviendo en La Tierra”, advirtió.

El experto se refirió a los seis tipos de sequía que ocurren: meteorológicas, hidrológicas, pedológicas, agronómicas, ecológicas y sociológicas, abordando las medidas de mitigación para cada una de ellas. Propuso que debemos cuidar el agua, pues en el futuro las precipitaciones serán cada vez más escasas, intensas y en menor periodo de tiempo. “En la actualidad, 3,5 millones de hectáreas de suelo han sido degradadas por la acción del hombre, lo que corresponde al 24% del territorio terrestre”, precisó.

El investigador también hizo un llamado a mejorar la calidad y la eficiencia en la producción alimenticia considerando que entre el 30% y el 50% de lo que se genera no llega a los estantes de venta terminando en la basura. “Alrededor de mil millones de toneladas no arriba a las tiendas. Esto se transforma después en metano y químicos que dañan el medioambiente”, lamentó.

Como opción, el experto centró la atención en la gestión del suelo. “Los suelos son la base de la vida, son un ente vivo. Toda la vida del planeta depende del suelo y el suelo no puede existir sin vida. Es el único lugar donde la muerte resucita en otras vidas (…) Los micronutrientes vienen del suelo y las plantas contribuyen a que tengamos personas saludables, no podemos tener una vida saludable sin suelos saludables. Su gestión contribuye a la paz mundial que se mantiene con beneficios básicos como el acceso a los alimentos y a la salud”, propuso.

El Dr. Lal hizo un llamado a producir más alimentos con menos elementos, ocupando menos tierra, menos agua, menos energía y menos fertilizantes y pesticidas. “El suelo es una entidad viva, debe respetarse su derecho. El hombre le pertenece a la naturaleza, no al revés (…) El suelo es el motor del desarrollo económico. Para avanzar se debe contar con innovación moderna que se construya a partir del conocimiento tradicional”, explicó.        

PRESTIGIOSO ACADÉMICO

El Dr. Rattan Lal es además profesor adjunto de la Universidad de Islandia. Tiene un Doctorado en Ciencias del Suelo de la Universidad Estatal de Ohio. Ha vivido en Australia, Nigeria y Estados Unidos. Es profesor de Ciencias del Suelo desde 1987. Ha sido presidente de la Asociación Mundial de Suelo y Conservación de Agua, Sociedad de Ciencias del Suelo en EE.UU. y de la Unión Internacional de Ciencias del Suelo.

Ha sido nominado por Thompson Reuters durante tres años consecutivos (2014-2016) como una de las mentes científicas más influyentes del mundo en el área de las ciencias agrícolas y posee un elevado número de citas, que lo sitúa dentro del 1% de los científicos más citados a nivel internacional en el ámbito de las ciencias de la agricultura, entre otros reconocimientos.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

Fotos: Ángela Tobón Coral