Expertos internacionales participan en II Coloquio Euro-Latinoamericano sobre inmigrantes, refugiados y desplazados

El encuentro organizado por la PUCV tiene como finalidad abordar desde distintas perspectivas este fenómeno social donde la reflexión se presenta en el contexto de la urgencia de la inmigración y los ámbitos asociados a la circulación en la frontera.

26.07.2018

En el Palacio Rioja de Viña del Mar se desarrolló la inauguración del II Coloquio Euro-Latinoamericano sobre inmigrantes, refugiados y desplazados”, evento que reúne a destacados investigadores de Europa y América Latina, en torno a una temática de relevancia étnico-política de gran impacto social.

En esta segunda versión –el primero se efectuó en París- se analizará el ámbito de los inmigrantes, con la finalidad de abordar críticamente un fenómeno social donde la reflexión se presenta en el contexto urgente de la inmigración y los ámbitos asociados a la circulación en las fronteras.

El Coloquio ofrece una mirada interdisciplinaria al fenómeno de la migración que en el contexto de la Globalización afecta a todos los países, considerando el impacto de las guerras, la crisis económica, hambruna y cambio climático. Sin embargo, entre los expertos hay conciencia de que existen inmigrantes de primera clase –como los inversionistas extranjeros-  y otros que no reciben ningún tipo de beneficio de los lugares de destino, situación que se agrava últimamente con la aparición en algunos países de campos de refugiados en las fronteras, donde los extranjeros no pueden acceder a trabajar o residir mientras no se decida su situación, lo que claramente afecta a su dignidad. 

El vicerrector de Desarrollo de la PUCV, Arturo Chicano, en representación del rector Claudio Elórtegui, procedió a realizar las palabras de bienvenida en la Sala Aldo Francia del Palacio Rioja.

“El desplazado está en el fondo de un abismo. Tengo la sensación de que no es un abismo temporal. Podría estar eternamente desplazado en la grieta, permaneciendo allí. Lo digo a propósito de la cantidad de millones de personas, más que los propios muertos en el holocausto, que no se saben dónde están. La grieta existe y el desplazado es la desaparición. (…) Como praxis se está haciendo desaparecer aquello que no queremos ver”, reflexionó.

El evento ha sido coordinado y liderado por el académico del Instituto de Filosofía de la PUCV, Ricardo Espinoza, quien participa en una red global con expertos internacionales, algunos se dieron cita esta semana en el encuentro que se ha efectuado tanto en Valparaíso como Viña del Mar.

“Este coloquio surgió en Paris el año pasado cuando abordamos los problemas de la democracia. Decidimos realizarlo después en Valparaíso y comenzamos a armar una estructura y un equipo de trabajo. La red cuenta con filósofos, psicólogos, teólogos, psicoanalistas, sociólogos y artistas de Alemania, Francia, Inglaterra, España, Argentina, Brasil y Chile. Somos amigos que nos conocemos hace 25 años y otros hace seis meses. Nos hemos juntado en distintos lugares del mundo y nos hemos contactado a través de las tecnologías abordando temáticas de contingencia”, añadió.

LA INMIGRACIÓN PUEDE SER TAMBIÉN UNA OPORTUNIDAD

El director del Departamento de Filosofía de la Universidad Paris 8, Patrice Vermeren, insiste en que existen inmigrantes de primera y segunda categoría, situación que nos debe llevar a reflexionar sobre la necesidad de propiciar una mayor hospitalidad.

 “Este coloquio aborda la temática de la inmigración y desde este punto de vista es un tema que se vincula a la victimización y criminalización de los inmigrantes. Todos saben que desde la antigüedad en Europa se ha practicado la hospitalidad y siempre se ha recibido bien a los extranjeros. Es un derecho, se ha planteado desde la Revolución Francesa y también en Kant como un deber de recibir a otros. Esto se ha invertido hoy y la sociedad le ha dado invisibilidad a los inmigrantes. Hay campos de refugiados donde no hay ciudadanía, ni derechos, gestionados como una población de personas sin derechos que están en un lugar con policías y sin ninguna institucionalidad internacional”, reflexionó.

César Candiotto, académico de la Facultad de Educación y Humanidades de la Pontificia Universidad Católica de Paraná (Brasil) plantea que no debe verse a los inmigrantes como un sujeto homogéneo. “Sin duda, el gran tema de nuestro presente son los inmigrantes y refugiados. Brasil es un país de inmigrantes. Todos lo somos. Creo que lo importante en este problema es mostrar que cuando se habla de inmigrantes no estamos hablando de un sujeto homogéneo. Hay una ambigüedad respecto a esto. Hoy el flujo del capital transnacional es desproporcionado al flujo de poblaciones. Hay diferencias entre el migrante rico y el pobre que no tiene nada. El que llega con recursos es bienvenido, se facilitan los trámites, pero si frena o es visto como un problema para el flujo de capitales se restringe”.

La profesora Angélica Montes es colombiana y ha sido inmigrante en Francia. Allí obtuvo un Doctorado en Filosofía en la Universidad de París 8 y ha desarrollado diversa líneas de investigación sobre estudios sociales en América Latina y tiene una interesante mirada sobre el tema de la inmigración.

“En Colombia hay ocho millones de desplazados internos, más de lo que ha dejado la guerra en Siria. Esas grietas están en nuestros propios países en el continente latinoamericano. No nos quedemos sólo con las grietas del mediterráneo, que son abismos que se tragan cientos de cuerpos y desaparecen para siempre. Estas grietas están en Nicaragua, México, Argentina, Chile, Colombia y Brasil. El tema de la inmigración es transnacional”, precisó.

En el coloquio también participó Romina Maragaño, directora de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Valparaíso, quien asistió en representación del alcalde Jorge Sharp.

“Para nosotros el tema de la inmigración ha sido un desafío desde la alcaldía ciudadana y lo asumimos desde el primer día. Manifestamos la convicción política de que la movilidad humana es un derecho. Frente a eso al mirar la gestión municipal nos dimos cuenta que tanto las instituciones públicas a escala nacional y regional tienen una gran deuda con la migración en la línea de que no están preparadas para recibir a los inmigrantes, siempre se tilda esto como una problemática. Nosotros lo asumimos como una oportunidad de pensar Valparaíso desde una visión intercultural, donde la diversidad enriquece a la comuna y le da una identidad”, concluyó.

La Oficina de Inmigrantes del municipio porteño cumplió un año recientemente y se han atendido a alrededor de 1.200 personas para generar redes que favorezcan su integración a la ciudad.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio