Opinión: Novedades en el control del Covid-19

Por Sergio Marshall, director del Laboratorio de Patógenos Acuícolas del Instituto de Biología PUCV.

27.05.2020

ANTES DE COMENZAR, UN RECORDATORIO:

  • El confinamiento y el distanciamiento social, son imprescindibles.
  • El uso de mascarillas y el lavado de manos constante y en forma acuciosa, son herramientas ineludibles y deben ser la “regla de oro” en nuestro comportamiento diario para los próximos largos meses.

 

SITUACIÓN ACTUAL

El virus se está propagando a tasas epidémicas en casi la mitad de los estados de EE. UU., igual en Brasil y en forma exponencial en muchas regiones de Chile,  con características dramáticas en la Región Metropolitana. Europa y Asia, empiezan a relajarse, corriendo riesgos aparentemente necesarios para recuperar la sanidad mental de las personas y principalmente, recuperar la economía mundial, el carísimo precio que tendremos que pagar por largo tiempo una vez que se controle la pandemia, que sabemos se va a controlar.

Sin vacuna en el universo cercano, que será LA herramienta preventiva a futuro, hay que buscar alternativas paliativas y curativas hoy, así como ampliar la detección del virus más allá de la técnica de PCR.

¿En qué se está investigando y experimentando para ayudar a los miles de infectados que entran en situación crítica?

Dado que en un reporte anterior me referí a los antivirales aprobados por la FDA, en esta ocasión  trataré de contestar tres preguntas vigentes que pueden ayudar  al manejo del problema:

1. ¿Se puede diferenciar un pulmón humano afectado por SARS-CoV-2 de uno afectado por el virus de la Influenza?

2. ¿Es el uso de compuestos químicos aplicados en el tratamiento de otras enfermedades humanas, representados principalmente por la Clorroquina y su derivado la Hidroxicloroquina, una solución viable y confiable para el tratamiento de Covid-19?

3. ¿Tienen validez, eficacia e impacto los test rápidos basados en la detección de anticuerpos del virus que están proliferando en todo el mundo?

1.- DIFERENCIANDO INFECCIÓN POR SARS-COV-2  DEL DE LA GRIPE

Tanto el nuevo Coronavirus y el virus de la gripe pueden atacar los pulmones, pero las autopsias de pacientes con Covid-19 revelan cuán diferente son los dos patógenos en su destrucción. El nuevo Coronavirus ataca el revestimiento de los vasos sanguíneos locales, diferencia crítica de los pulmones de las personas que murieron de gripe que no presentan daño significativo a ese nivel. Las partes críticas de los pulmones de los pacientes infectados por el nuevo Coronavirus también sufren muchos coágulos sanguíneos microscópicos y parecieran responder al ataque haciendo crecer pequeños vasos sanguíneos nuevos. Este es un pequeño avance en la patología de la enfermedad, pero importante en la comprensión del comportamiento viral ya que,  desafortunadamente, la comunidad científica tiene poco conocimiento de los detalles moleculares de la infección por SARS-CoV-2.

2.- LA HISTORIA DE LA CLOROQUINA Y DE LA HIDROXICLOROQUINA

No me referiré a la promoción irresponsable de su uso que han hecho líderes mundiales vigentes, pero si al estudio exhaustivo publicado recientemente (22/05) en la revista médica “The Lancet” que concluye que pacientes gravemente enfermos de Covid-19 que fueron tratados con hidroxicloroquina o cloroquina tenían más probabilidades de morir o desarrollar ritmos cardíacos irregulares así como otras alteraciones derivadas.

El estudio que incluyó 96.000 pacientes hospitalizados con Covid-19 de todo el mundo, es el primero a gran escala que encuentra evidencia estadísticamente sólida de que el tratamiento con cualquiera de estos dos compuestos no beneficia a los pacientes con Covid-19. Mandeep Mehra, autor principal del estudio y director ejecutivo de Brigham Center, Hospital de Mujeres para Enfermedades Cardíacas Avanzadas en Boston, dijo que encontraron que el riesgo de mortalidad aumentó en un alarmante 34% para los que recibieron hidroxicloroquina y que el riesgo de desarrollar problemas cardíacos graves aumentó  en un 137%.

Más específicamente, parece estar asociado con la “arritmia ventricular de novo”, una condición en la cual el corazón late demasiado rápido, evitando que la sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y al cuerpo. Detractores que cuestionan estos estudios lo hacen indicando que ambos compuestos, pero principalmente la hidroxicloroquina, se usa más comúnmente para tratar enfermedades autoinmunes como el lupus, pero la respuesta correcta respecto a su uso terapéutico futuro solo podrá provenir de futuros ensayos aleatorios esenciales para confirmar cualquier daño o beneficio asociado con estos agentes.

3.- TEST RÁPIDOS BASADOS EN LA DETECCIÓN DE ANTICUERPOS

Nos estamos llenando de pruebas de antígeno, fáciles y baratas, que detectan proteínas del nuevo Coronavirus (antígenos) en muestras de una persona, pero hay que tener en cuenta que presenta muchas limitaciones y también muchas deficiencias. Estas pruebas detectan la presencia de proteínas virales en saliva o tejido extraído de la cavidad nasal. La facilidad de ellas, es ser generalmente baratas y arrojan resultados en minutos y tal como las pruebas genéticas, revelan una infección activa.

Hasta ahora, solo una prueba de antígeno para el SARS-CoV-2 recibió la autorización de uso de emergencia de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). ¿Puede éste u otros métodos basados en antígenos resolver el problema de la prueba? Algunos científicos son optimistas, mientras que otros se muestran escépticos y señalan que tales pruebas pueden ser mucho menos precisas que las pruebas de ácidos nucleicos (PCR)  y pueden no ser tan fáciles de ampliar como afirman los defensores. "Lo que todos quieren es que una prueba sea barata, precisa y rápida".

En lugar de realizar todos los pasos analíticos dentro de una costosa máquina dedicada en un laboratorio o en el consultorio de un médico, como se hace con las pruebas de ADN o ARN del virus, las pruebas de antígeno construyen la mayoría, si no todos, esos pasos en una tira similar al papel que entrega una respuesta simple de sí o no, como las pruebas de embarazo. 

Con la mayoría de las configuraciones, se recoge una muestra de líquido corporal utilizando un hisopo nasal o un procedimiento relacionado, luego se mezcla con unos pocos mililitros de líquido, generalmente una solución tampón estéril. Se ven algunas gotas en un extremo de una tira reactiva. Las fuerzas capilares tiran del líquido sobre copias de dos anticuerpos diferentes específicos para la misma proteína viral. Si ambos anticuerpos detectan su objetivo, una prueba positiva, la tira genera una señal, a menudo un cambio de color. Generalmente, una persona lee esta señal de manera visual, aunque algunas configuraciones utilizan lectores pequeños para mejorar la precisión. Lo que desencadena la señal puede diferir: en algunas pruebas, las uniones de anticuerpos desencadenan una reacción química o exponen un marcador fluorescente unido a un anticuerpo, otros producen una lectura eléctrica después de que los anticuerpos en un sensor electroquímico se unen a su antígeno objetivo.

El gran desafío es encontrar los anticuerpos correctos. Ambos anticuerpos deben unirse a una única proteína viral, pero en sitios separados, como es el caso de la “proteína espiga” que el SARS-CoV-2 usa para ingresar a las células. “Hay que encontrar dos anticuerpos que no interfieran entre sí”. Esos mismos anticuerpos tampoco pueden reaccionar de forma cruzada a las proteínas de otros coronavirus, todos los cuales tienen sus propios picos, por ejemplo, o cualquier otra proteína humana.

"Los anticuerpos a menudo se adhieren a otras moléculas de manera inespecífica”. Otro desafío son las señales débiles. Las pruebas genéticas utilizan la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para amplificar secuencias de ADN o ARN etiquetadas, lo que facilita la identificación confiable de unas pocas copias de un virus. Eso le da a las pruebas de PCR para el virus SARS-CoV-2 una sensibilidad del 98% y una selectividad casi perfecta, lo que significa que casi todas las infecciones activas se detectan y solo en casos muy raros alguien no infectado recibe una prueba positiva. (Muchos falsos negativos, un resultado que indica que una persona infectada está libre del virus, no es el resultado de las deficiencias de la prueba, sino de muestras pobres, que pueden ser difíciles de recolectar con los hisopos nasales).

Se trabaja, en muchos laboratorios, para encontrar los anticuerpos correctos y poder optimizar una alternativa profiláctica de aplicación masiva que ciertamente ayudará a definir la real epidemiología de la enfermedad.

Dirección General de Vinculación con el Medio