Orquesta de Cámara de la PUCV ofreció dos exitosos conciertos durante Semana Santa

Las presentaciones se efectuaron en la Parroquia de la Santa Cruz “40 horas” en Limache y en la Parroquia Santa María de los Ángeles de Reñaca, donde interpretaron un hermoso repertorio con obras de carácter sacro.

05.04.2018

La música tiene un poder maravilloso. En ocasiones, nos recuerda momentos felices y otros no tanto, algunos hechos que fueron acompañados con melodías y nos marcaron por su trascendencia. También nos da la posibilidad de hacer un alto en la rutina diaria para reflexionar sobre el pasado, el presente y proyectar el futuro. Esto fue precisamente lo que ocurrió durante la pasada Semana Santa, donde la Orquesta de Cámara de la PUCV ofreció dos exitosos conciertos en Limache y Viña del Mar.

La agrupación de nuestra Casa de Estudios colmó las dependencias de la Parroquia de la Santa Cruz “40 horas” de Limache el viernes 30 de marzo y lo mismo ocurrió dos días después en la Parroquia Santa María de los Ángeles de Reñaca en la Ciudad Jardín. Casi 900 personas disfrutaron de ambas presentaciones.

El conjunto de cuerdas ofreció un repertorio variado con obras de los compositores Wilhelm van Wassenaer, Gerald Finzi, Johann Sebastian Bach, Paul Hindemith y Arthur Honegger.

“Muchas de las obras que ofrecimos en ambos conciertos tienen una vinculación religiosa o espiritual con hechos como la muerte. Es un repertorio más íntimo, pensado especialmente para la ocasión. Es segundo año que nos presentamos en la Iglesia de las 40 horas de Limache. Siempre con una cálida recepción del público. Los asistentes escucharon las obras muy atentos, en silencio y aplaudieron cuando correspondía de manera muy efusiva. Uno percibe cuando la música que se interpreta está siendo bien recibida. En el fondo, el público entró en una especie de complicidad con nosotros”, agregó el director de la Orquesta de Cámara y académico del Instituto de Música, Pablo Alvarado.

La presentación que se efectuó en Limache fue transmitida en vivo por streaming a través de la página de Facebook de la Parroquia de la Santa Cruz y el párroco Mario Lisperguer agradeció públicamente la gestión de la Unidad de Extensión Cultural de la PUCV por llevar a una de las agrupaciones estables de la Universidad hacia el interior de la región.     

DESTACADAS OBRAS

La presentación comenzó con el “Concerto Armónico N°1 en Sol Mayor para cuerdas” del holandés Wilhelm van Wassenaer. Esta es una obra muy al estilo Barroco con todas las características de este periodo. Cuenta con cuatro movimientos y el primero cautivó a la audiencia.  

En otras partes de la obra destacó la ejecución de los solistas que son parte de la orquesta como Manuel Simpson, Cristian González y Camila Leal. Esto es algo muy propio del Barroco cuando ciertos instrumentistas de la agrupación adquieren roles de solistas.

Luego fue el turno del “Romance para Cuerdas” del inglés Gerald Finzi, compositor romántico, muy expresivo y emotivo que desarrolla lindas melodías. Esta fue una obra compleja de interpretar, pues su estructura requiere de una importante concentración de los ejecutantes considerando que la música va variando en su emocionalidad y velocidad. Está llena de cambios, lo que es una característica del romanticismo, la expresión de los sentimientos internos.

Las obras que siguieron fue un extracto del Oratorio de Pascua y el “Non sa che sia dolore” de Johann Sebastian Bach. El primero se interpretó en una versión para Oboe y Cuerdas, el segundo para Flauta y Cuerdas. Es una música que trasciende y es muy mística. J. S. Bach trabajaba como maestro de capilla y se dedicaba de la enseñanza musical de los feligreses.

Posteriormente se tocó “Trauermusik” del alemán Paul Hindemith para viola y orquesta. Esta obra es una marcha fúnebre. El compositor alemán viajó desde Alemania a Londres porque ha muerto el Rey Jorge V. En el trayecto le piden que componga una obra para el Rey. En su estreno, Hindemith tocó la viola y la pieza termina con un hermoso coral luterano que se puede traducir como “Ante tu trono me presento Señor”. En la versión de la Orquesta de Cámara destacó el trabajo como solista en viola de Vicente Toskana-Lanzendorff.     

El concierto finalizó con la obra “Concerto da Cámara” del suizo Arthur Honneger, autor que perteneció a un grupo de compositores que se denominaba “El grupo de los seis”, quienes se oponían a los compositores impresionistas como Claude Debussy y utilizaron mucho la ironía en su música.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio