PUCV, Universidad de Cantabria y Banco Santander inauguraron el Magíster en Banca y Mercados Financieros

Los rectores de ambas universidades encabezaron la ceremonia del programa internacional que se dicta por primera vez en Chile. El acto contó con las exposiciones de superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Eric Parrado, y del director del Banco Itaú, Boris Buvinic.

11.07.2017

Con la presencia de representantes del sector público, la industria bancaria, autoridades universitarias, alumnos e invitados especiales, se llevó a cabo la ceremonia inaugural del Magíster en Banca y Mercados Financieros que la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso dicta en conjunto con la española Universidad de Cantabria y el Banco Santander. El programa, único de su tipo en nuestro país, es conducente a una doble graduación internacional a través de la Fundación de la Universidad de Cantabria para el Estudio y la Investigación del Sector Financiero (UCEIF) y el Santander Financial Institute (SANFI).

En la oportunidad, los rectores Claudio Elórtegui y Ángel Pazos, de la PUCV y de la Universidad de Cantabria, respectivamente, dieron la bienvenida a los alumnos del magíster y destacaron la experiencia y prestigio que tiene a nivel internacional, marcado por 20 años de trayectoria y más de mil participantes en España, México y Marruecos, resultado que ha sido posible gracias al apoyo del Banco Santander, representado en la ceremonia por su gerente de Personas y Relaciones Laborales, Jorge Peña.

El rector Elórtegui destacó la experiencia profesional y sólida formación académica de los alumnos del magíster y les auguró éxito en esta nueva etapa universitaria. “El éxito de ustedes va a ser el éxito de este programa y, de esa manera, vamos a contribuir a una sociedad mejor a través de una mejor gestión y desempeño en los mercados financieros, en los bancos y las instituciones, con personas cada vez más capacitadas y con mayores niveles de excelencia académica y profesional”, señaló.

CONFERENCISTAS

El acto contó con la conferencia del superintendente de Bancos e Instituciones Financieras de Chile, Eric Parrado, quien se refirió al rol de esa entidad, sus balances y desafíos. Al respecto, la autoridad destacó la confianza que debe primar sobre la industria para que ésta funcione de manera exitosa y, por lo mismo, ahondó en la necesidad de contar con mejores acciones de supervisión y fiscalización que permitan mantener la confianza de la cual goza hoy el sector. En esa línea destacó, por ejemplo, el perfeccionamiento de la regulación para acomodar los ejercicios de supervisión, sobre todo por el gran volumen de transacciones a través de medios digitales que han hecho que la ciberseguridad se vuelva cada vez más importante. Asimismo, realzó el fortalecimiento que promueve la entidad en el ámbito internacional y su aporte a la discusión pública nacional.

Entre los desafíos, Parrado destacó aspectos como la sensibilización y educación financiera para reducir las tasas de morosidad, y el desarrollo de la cultura del ahorro, además de hacer hincapié en la modificación de la Ley General de Bancos.

La ceremonia contó también con la participación de Boris Buvinic, director de Banco Itaú, quien explicó que si bien el momento económico, político y social que vive nuestro país está marcado por cierto malestar y frustración instalada en los ciudadanos, sumado al bajo crecimiento económico, el aumento en el endeudamiento público y la baja calidad del empleo, es necesario destacar aspectos como la revalorización de los activos chilenos y el valor bursátil de sus empresas, tasas de intereses históricamente bajas, un precio del cobre al alza, la apreciación del precio chileno y el control de la inflación. 

Frente a los casos de colusión y la utilización de información privilegiada, Buvinic señaló que hoy las empresas y los empresarios deben hacer frente a ciudadanos descontentos a través de respuestas inmediatas frente a los errores, con nuevas relaciones basadas en la confianza. “Pienso que estamos en el negocio de la certeza y la seguridad en el manejo de la información financiera de nuestros clientes. Es por ello que errores, imprecisiones, y ausencia de información clara y certera, genera enorme frustración y malestar. Estamos en el negocio de la confianza, debemos ser garantes de que la gestión de los ahorros está en buen recaudo, donde nuestra palabra es sagrada”, reflexionó.

Respecto a los desafíos para el sector, Buvinic se refirió a la creciente competencia en el sector “lo que exigirá una enorme capacidad de adaptación, donde la banca digital y las nuevas tecnologías de la información jugarán un rol clave, rompiendo paradigmas de la actual relación entre el cliente y el banco”.  Finalizó haciendo un llamado a la necesidad de desarrollar una educación financiera en los ciudadanos y monitorear los niveles de endeudamiento de las familias y los clientes de la industria.

Por Waleska Moyano

Centro de Estudios Avanzados y Extensión