Senador Francisco Chahuán lanzó libro sobre modernización del Ministerio de RR.EE.

El texto fue presentado por el director del Magíster en Relaciones Internacionales de la PUCV, Raúl Allard; el cientista político, Guillermo Holzmann y el Doctor Scientiae et Honoris Causa de la PUCV, Alberto Van Klaveren. El panel fue moderado por el director de El Mercurio de Valparaíso, Carlos Vergara.

05.07.2017

En 1978 se realizó la última modificación a la ley del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. En estos casi 40 años el mundo ha cambiado sustancialmente. Nos encontramos inmersos en un sistema internacional con nuevos actores con mayor protagonismo, por ejemplo las empresas multinacionales y las ONGs. Las relaciones en este contexto se han complejizado, abarcando aspectos comerciales, culturales, sociales y de seguridad.

Nuestro país también ha cambiado en este nuevo milenio. Tenemos una población mucho mayor, las nuevas generaciones han accedido a una educación universitaria que antes era más elitista, las tecnologías de la información ocupan un rol central en el desarrollo de la sociedad y todo se sabe al instante. Estamos más integrados al mundo.

Chile tiene tratados de libre comercio con 63 economías, que representan el 84% del PIB mundial, sin embargo, su Cancillería sigue manteniendo una estructura interna de carácter tradicional, sin grandes variaciones, lo que no se condice con el interés de propiciar una mayor inserción internacional del país.

Al respecto, el senador de Renovación Nacional y abogado, Francisco Chahúan, lanzó en la PUCV su nuevo libro titulado “Modernización del Ministerio de RR.EE.: Un paso necesario”, el que fue presentado por el director del Magíster en Relaciones Internacionales de la PUCV, Raúl Allard; el cientista político, Guillermo Holzmann y el Doctor Scientiae et Honoris Causa de la PUCV y académico, Alberto Van Klaveren. El panel fue moderado por el director de El Mercurio de Valparaíso, Carlos Vergara.

La actividad fue apoyada por la Dirección General de Vinculación con el Medio de nuestra Casa de Estudios y el Centro de Extensión del Senado. 

“El mundo está cambiando parece un lugar común. Lo único constante es el cambio y la crisis. Estos son los desafíos que nos presenta esta cuarta revolución industrial en la que estamos. Los países que son capaces de dar un salto cualitativo para acceder al mundo del desarrollo son aquellos que pueden prever estos escenarios. Lamentablemente, en nuestro país se ha perdido la relación de confianza interpersonal, sólo un 13% confía en su vecino, se quebró el sentido de comunidad y no hemos sido capaces de construir un proyecto colectivo de nación y una mirada de largo plazo que nos permita proyectar nuestros pilares del modelo de desarrollo”, advirtió Chahúan.

El senador recordó que los primeros esfuerzos que se hicieron para establecer las bases del actual Ministerio de Relaciones Exteriores en Chile se vinculan especialmente con el reglamento de una autoridad provisoria en 1811 y luego se avanzó con un primer tratado de RR.II. con Argentina al año siguiente.

“Nuestra actual estructura de planta del Ministerio de RR.EE. data de 1978, año en que nuestro país estaba aislado internacionalmente. Teníamos 54 representaciones diplomáticas en el mundo. Hoy tenemos 74 y contamos con relaciones diplomáticas con 174 países, más el Vaticano. ¿Qué queremos de Chile? La falta de prospectiva nos está llevando a pagar un alto costo”, lamentó el legislador.

Chahúan recordó que Chile anhela ser un país influyente en el contexto internacional con una mayor capacidad para participar en organizaciones multilaterales. Recordó que recientemente se abrió una nueva dimensión, a través del voto de los chilenos en el extranjero.

“Hoy Chile realiza el triple de la inversión extranjera directa en China, respecto a lo que ellos invierten acá, lo que antes era impensable (…) Hay que generar un contexto ciudadano que nos permita visualizar el país que queremos construir para los próximos 20 años. Falta la capacidad para soñar qué tipo de región y de país queremos, cómo van a ser nuestras relaciones exteriores en el mundo”, complementó.

PROFESOR ALLARD ABORDÓ DESAFÍOS DE LA CANCILLERÍA

Por su parte, el profesor Raúl Allard recordó que modernizar a la Cancillería de Chile es un largo anhelo que tiene más de 30 años y representa un aporte a la investigación sobre el tema, considerando que su autor analizó la evolución que han tenido los ministerios de RR.II en otros países como Francia, Nueva Zelandia, Perú, Países Bajos, Reino Unido y Brasil.

“La diplomacia, por su parte, aparece como un proceso que permite facilitar las relaciones, interacciones y negociaciones. Es una profesión que se moderniza junto con las RR.II. y el Derecho Internacional y que se hace más compleja en la medida que la transnacionalización de actividades obliga al diplomático a tratar con una gran diversidad de actores, no sólo diplomáticos como era, por ejemplo, hace 100 años”, precisó.

El cientista político Guillermo Holzmann alabó la visión de futuro del senador Chahuán y criticó la poca capacidad de diálogo que existe entre las otras reparticiones gubernamentales y el Ministerio de RR.II., considerando que su visión de apertura al contexto internacional podría representar un aporte en el caso de comparar otras realidades.

“Hoy hasta los municipios tienen vínculos internacionales. Es un mundo que requiere una mayor coordinación y no hay un lugar para sistematizar lo que está pasando y que lo comparta con el Estado. Chile tiene una extensa costa y comparte con otros países la cordillera. Tenemos un 0,5% del agua mundial, lo que se debe proteger. Hay varios países con intereses en invertir en América Latina. Nuestro reduccionismo no se condice con lo que está pasando a nivel internacional”, lamentó.

Finalmente, el profesor Alberto Van Klaveren agregó que el libro del senador viene en un momento muy oportuno, considerando que recientemente se está discutiendo un proyecto de modernización de la Cancillería al interior del Congreso.

“No se ha avanzado mucho durante los últimos 30 años y no hay grandes diferencias entre los proyectos de mejoramiento que se han presentado, que son muchos. Todo cambio requiere un mayor costo, lo que debe ser asumido por el Estado. El Ministerio de RR.II. es parte de la administración pública y no tiene un estatus especial. En Nueva Zelandia, por ejemplo, la modernización de este ministerio es permanente, lo mismo ocurre en Reino Unido”, concluyó.  

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio