Unidades académicas comienzan a firmar sus compromisos de concordancia en el marco del Plan de Desarrollo Estratégico 2017-2022

La Escuela de Ingeniería Informática fue la primera en firmar su documento.

03.10.2018

El Plan de Desarrollo Estratégico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso es un documento que guía el quehacer de la Institución, elaborado con la participación de toda su comunidad e incorporando la mirada de representantes de organismos externos.

Actualmente la PUCV está en el proceso de establecer los planes de concordancia con las distintas unidades académicas. En esta etapa, las escuelas e institutos proponen sus prioridades estratégicas en materia de desarrollo, comprometiendo con la Vicerrectoría de Desarrollo, las acciones y condiciones necesarias para su implementación, contribuyendo así al logro de las metas institucionales.

El pasado jueves 27 de septiembre, la Escuela de Ingeniería Informática fue la primera unidad de la PUCV en firmar el Acta de Concordancia, en presencia de su Consejo.

En el ámbito docente, se centrarán las acciones en mejorar la retención, así como en aumentar la tasa de titulación oportuna. En postgrado, la Escuela se propuso la acreditación de su programa de magíster y su activación en Santiago, mientras que en el ámbito de la investigación los esfuerzos estarán puestos en mantener la curva ascendente en publicaciones de artículos indexados WOS y proyectos concursables con financiamiento externo. Otro objetivo relevante es el fortalecimiento de la vinculación con el medio, a través del incremento en la cantidad de actividades con la comunidad e instancias de contribución a la sociedad.

El director de la Escuela de Ingeniería Informática, Ricardo Soto, evaluó positivamente el proceso de concordancia, pues “se contó con el apoyo de la unidad central a cargo y existieron instancias de intercambio de ideas respecto de los lineamientos estratégicos de la unidad académica, estableciendo de forma coordinada el logro de las metas.  Es importante mencionar que fue necesario disponer de espacios de tiempo para la participación de los distintos actores involucrados, permitiendo generar diálogos internos para fundamentar adecuadamente las metas establecidas”.

“Creemos que los indicadores concordados reflejan de manera objetiva hacia dónde las unidades académicas deben orientar sus logros, siendo el punto de partida para definir las estrategias necesarias con miras al cumplimiento de éstos”, añadió la autoridad de la Escuela.

Durante el proceso anterior, la Unidad Académica se encontraba en una situación bastante diferente, particularmente en el ámbito de la investigación, que recién comenzaba a despegar. En el período actual, la Escuela celebra la incorporación de nuevos profesores, el fortalecimiento de su programa de doctorado, acreditado por 4 años, y la acreditación de las carreras de Ingeniería de Ejecución Informática e Ingeniería Civil Informática por 7 y 6 años, respectivamente.

“Este nuevo periodo se encuentra en un escenario distinto, bajo un entorno más exigente y en constante cambio, lo que claramente genera un desafío mayor para la Escuela, el cual se basa principalmente en mejorar los buenos resultados logrados en el período anterior”, concluye el profesor Ricardo Soto.

Dirección General de Vinculación con el Medio