ILCL: Dra. Danielle McNamara ofreció conferencia sobre tecnologías educativas

La experta del Departamento de Psicología de la Universidad del Estado de Arizona se refirió a la creación de dos aplicaciones I-Start y Writing Pal, para potenciar la lectura en adultos mayores y la escritura con adolescentes.

11.03.2016   

La Dra. Danielle McNamara se ha dedicado a la creación de tecnologías educativas que favorezcan la comprensión cognitiva en procesos humanos complejos como la lectura y la escritura. Junto a su equipo del Departamento de Psicología de la Universidad del Estado de Arizona han desarrollado diversas aplicaciones para favorecer estos procesos.  

La experta efectuó la conferencia “Tecnologías educacionales para la lectura y la escritura” invitada por el Departamento de Lingüística del Instituto de Literatura y Ciencias del Lenguaje (ILCL) donde tuvo contacto con académicos, alumnos de pre y postgrado en el Aula Media del Campus Sausalito.

En Estados Unidos hay alrededor de 30 millones de adultos que no saben leer. Un 14% de la población adulta se encuentra bajo el nivel básico. Esto es un problema tanto en Estados Unidos como en Chile.

“La habilidad para comprender textos complejos es importante desde etapas iniciales, sobre todo en ámbitos como ciencia y literatura. Está comprobado que quienes son buenos lectores tienen un mejor desempeño en las clases de ciencia. Hay que abordar esta problemática desde una etapa temprana. Al mejorar la lectura se compensa el déficit en el aprendizaje de las ciencias”, precisó.

La Dra. McNamara planteó que en el proceso de lectura es muy importante hacerse preguntas, lo que mejora los vínculos entre lo que leemos y lo que sabemos previamente. “El conocimiento se activa automáticamente. Puede que no estemos conscientes de que eso ocurre, pero no puede detenerse y controlarse. Generamos inferencias cada día”, complementó.

I-START

Al respecto, la investigadora norteamericana dio a conocer un trabajo realizado con estudiantes a través de la aplicación I-Start donde podían practicar generando explicaciones por sí mismos. Al principio, el sistema fue encontrado aburrido y después se hizo una versión más moderna basada en un videojuego, con animaciones diseñadas por un agente pedagógico.

Los alumnos se interesaron más pero con el paso del tiempo dejaron de usarla. Se optó por cambiar la configuración de los fondos y los personajes de la aplicación para mantenerlos cautivos. “La motivación para aprender es importante que se mantenga en el tiempo. Los juegos en general motivan al principio, pero no influyen mayormente en el tiempo. La idea es que los profesores asignen los textos y después vean el progreso de los alumnos”, señaló.

El sistema incluyó el uso de textos prácticos, estrategias adicionales de comprensión y se desarrolló una página en español con narraciones interactivas. En el ámbito de la escritura, la profesora contribuyó a la creación del sistema “Writing Pal” para apoyar a los adolescentes, a través de la realización de ensayos.

Las tecnologías contribuyen a mejorar el aprendizaje de los estudiantes, pero en algunos casos generan deshumanización… ¿cómo buscar un equilibrio?

“La importancia del uso de tecnologías se relaciona cuando se adaptan a los comportamientos humanos. Te permite generar entrenamiento y práctica al nivel de los alumnos, adaptando la retroalimentación a lo que ellos hacen (…) En la lectura y la escritura es crucial que los estudien practiquen. Si la mayoría lee, los otros los seguirán”.

“Desde mi experiencia, el uso de computadores entrega instrucciones, pero no da la necesaria retroalimentación. En nuestro sistema adaptamos la retroalimentación y potenciamos la práctica con los estudiantes. Es bueno que los alumnos lean, pero también es necesario saber si comprenden lo que leen para mejorar estrategias de aprendizaje. Lo mismo ocurre con la escritura. Hay que desarrollar prácticas y en eso es esencial el uso de las tecnologías”.

¿Hay planes para desarrollar futuras aplicaciones en celulares o tabletas?

 “Ahora estamos desarrollando sólo aplicaciones para computadores. Nos encontramos recopilando diversos aspectos para que a futuro estén disponibles en i-Pads y tabletas. Tenemos que ser cuidadosos a la hora de llevar las aplicaciones a celulares pues ahí los alumnos tienen otras formas de escribir, aunque algunos escriben bastante rápido”.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio