“Los científicos debemos simplificar el lenguaje para llegar a las personas”

“Naturaleza de la ciencia para todos” es el nombre de la primera publicación del académico del Instituto de Química PUCV, Waldo Quiroz, tras adjudicarse el financiamiento institucional de la Vicerrectoría Académica.

02.06.2015

“Naturaleza de la ciencia para todos” es el nombre de la primera publicación del académico del Instituto de Química de la Pontifica Universidad Católica de Valparaíso, Waldo Quiroz, tras adjudicarse el financiamiento institucional de la Vicerrectoría Académica.

La obra pretende culturizar a la sociedad respecto de la naturaleza y su estructura, el conocimiento científico, cómo éste se genera y cómo le puede servir a la comunidad para el día a día.

El profesor Quiroz señala que “los textos que existen son adecuados para científicos profesionales o para filósofos. Pero para la gente que le gusta la ciencia, que la enseña o que es su divulgadora, no hay textos que sean acordes a los conocimientos que trae ese público. Por eso, la idea es hacerla entendible para explicarle a cualquier persona que tenga interés en ella, que comprenda. Y el segundo interés tiene que ver con que socialmente la gente entiende poco cómo funciona la ciencia, no sabe dónde está la información, para qué sirve, ni quién la hace. Y por ello se generan muchos mitos”.
En ese sentido, el doctor en Química asegura haber detectado un desconocimiento gigantesco de las personas en cuanto a lo que es una investigación, cómo funcionan los procesos de publicación y por qué algunos estudios pueden ser refutados por otros investigadores. “Ahí la gente se confunde”, afirma.

“En este libro explico varios aspectos de la ciencia, tales como el escepticismo y el por qué los científicos tendemos a no creer en ideas extravagantes. No es por una incredulidad caprichosa, sino que uno es escéptico ante la información nueva, por cuanto entendemos la falibilidad de nuestra, como también sabemos que hay muchos farsantes y embaucadores que engañan a las personas en diversos temas de contingencia, especialmente a través de las redes sociales. Por ejemplo, respecto al tema de las vacunas se han propagado rumores respecto a estudios científicos inexistentes que aseguran que éstas son dañinas. Y si uno revisa los cientos de estudios que se han realizado, te das cuenta que es todo lo contrario. Entonces, a través de este libro trato de hacerle ver a las personas como uno puede protegerse de cierta información falsa a la luz de la ciencia”, indica.

“LOS CIENTÍFICOS TENEMOS TAREA PENDIENTE”

El especialista en química analítica y ambiental recuerda que el astrónomo y divulgador científico estadounidense Carl Sagan decía que en la población existía “analfabetismo científico”. Al respecto, agrega que “el sistema científico actual es muy competitivo y a nosotros se nos valora prácticamente por una publicación científica, pero existe muy poca consideración por la divulgación. Entonces, pasa que finalmente los científicos trabajamos en guetos sociales, nos dedicamos mayormente a investigar pero no a informar de cómo eso le sirve a la gente”.

“Las personas tienen más acceso a las redes sociales que a las investigaciones. Tenemos una tarea pendiente, en el sentido de simplificar el lenguaje científico para llegar a la gente y que ésta tome decisiones respecto al conocimiento científico actual”, aclara”.

El libro, que será publicado por Ediciones Universitarias de Valparaíso a principios del próximo año, estará dirigido a todo público, especialmente a los amantes de la ciencia y a sus divulgadores.

Por Stephanie Hayden
Vicerrectoría Académica