EFI PUCV inicia Plan Piloto de Presencialidad

En esta etapa se ha priorizado el regreso de primer y segundo año de la carrera y en cursos específicos.

14.12.2020

La Escuela de Educación Física (EFI) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso inició recientemente su plan piloto de presencialidad en determinados ramos, para alumnas y alumnos luego de casi nueve meses con clases remotas debido a la pandemia por COVID-19.

Las actividades presenciales han concentrado sus esfuerzos en primer y segundo año de la carrera, las generaciones 2019 y 2020. “Vida Saludable” es la asignatura con sus primeras clases físicas, pues durante el segundo semestre concluyó su aprendizaje conceptual, dejando para marzo 2021 el componente de la experiencia práctica. 

Luis Espinoza, director de EFI, afirmó que la pandemia representó un gran problema, pues como escuela no estaban preparados para enfrentar la crisis: “la carrera tiene un alto y relevante componente práctico y procedimental, donde se vivencia lo analizado en la teoría”, comentó.

No obstante, el director expresó su profundo agradecimiento por los profesores, quienes fueron “capaces de adaptarse a la contingencia y superarla aunque con un alto costo personal, derivado de las demandas estudiantiles y del agobiado tiempo destinado a satisfacer tales demandas”.

Este avance se encuentra en el marco del plan de Retorno Seguro y Progresivo de nuestra Universidad, que ha exigido a las unidades académicas elaborar e implementar su propio plan de contingencias, aplicando todos los protocolos que exige la autoridad sanitaria complementados con los que ha protocolizado la propia PUCV.  Al respecto “todo estudiante que ingresa a los recintos universitarios es evaluado en su nivel de temperatura y al ingresar a la clase debe entregar firmado a su profesor, un consentimiento informado que ha tomado conocimiento de las exigencias impuestas por la autoridad sanitaria”, agregó el docente.

Javiera Espinoza, estudiante de segundo año de EFI que ha podido participar de estas clases presenciales, expresó que “retomar las clases presenciales fue positivo y emocionante. Sin duda era necesario tener una parte práctica del ramo”. Pero más allá del sentido académico, a su parecer este regreso “era necesario para vernos y compartir entre nosotros y con los profesores. Somos un curso muy unido y las personas que lo componen tienen grandes valores, por lo mismo fue un reencuentro muy esperado y exitoso”.

“Me siento muy agradecido de rectoría y especialmente  de la vicerrectoría académica porque ha empatizado con las necesidades de nuestra Escuela y nos están ofreciendo, como siempre, todas las opciones de apoyo”, concluyó el académico.

Por Macarena Rojas Zavala

Dirección General de Vinculación con el Medio