Escuela de Kinesiología realiza ceremonia de investidura para estudiantes que inician prácticas laborales

Los jóvenes aplicarán sus conocimientos en las áreas de Salud Primaria, Hospital, Traumatología y Neurología donde podrán conocer más de cerca los desafíos del campo profesional.

06.03.2017

En el Salón de Honor de la Casa Central se efectuó la tradicional ceremonia de investidura para un grupo de 28 estudiantes de 5° año de la Escuela de Kinesiología de la PUCV que esta semana inician sus prácticas laborales, periodo que dura cerca de un año y que abarca diversos aspectos de su formación pasando por la Salud Primaria (Consultorios), Hospital, Traumatología y Neurología.

Los estudiantes recibieron su investidura de manos de la coordinadora de prácticas profesionales, profesora María Luz Rathgeb.  

Por su parte, la directora (s) Isabel Cuevas realizó un discurso donde destacó que los estudiantes que están terminando la carrera cuentan con un año académico completo para efectuar sus prácticas laborales.

“Pronto ustedes saldrán al exterior y van a tener la posibilidad de aplicar todo lo que saben y han querido desarrollar por tanto tiempo (…) Ahora tendrán prácticas con pacientes todos los días. Viene el momento de brillar, lucirse y aprender. Van a seguir aprendiendo, pues la práctica profesional es una asignatura por lo tanto deben aprovechar al máximo los conocimientos de los profesores que van a tener. Les deseo mucha suerte y la Escuela va a estar siempre abierta para apoyarlos y recibir sus inquietudes”, indicó.

Por otro lado, el jefe de docencia de la Escuela de Kinesiología, Carlos Bustamante,  recordó que los estudiantes escogieron una carrera, una profesión de servicio, lo que se refleja en un acto de donación a otro ser humano: el paciente.

“Ahora que se aprontan a iniciar una nueva etapa en su vida académica, aprópiense de lo que ya saben, de lo aprendido y pónganlo al servicio de las personas que acudirán en busca de su atención kinésica, de su atención profesional y personal; y vayan atesorando las experiencias nuevas que pronto comenzarán a vivir, ellas les aportarán enseñanzas de vida, lecciones que no están en los libros y que afortunadamente son las que menos se olvidan”, expresó.

La ceremonia fue amenizada con música ofrecida por la cantante lírica María José Murillo, quien interpretó una versión lírica de “Gracias a la Vida” de Violeta Parra y “La Vie en Rose” de Edith Piaf. La actividad finalizó con un brindis en la ex cafetería de la Casa Central.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio