Facultad Eclesiástica de Teología inauguró su Año Académico 2018

Con una misa oficiada por el Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar, se dio inicio oficial al Año Académico 2018 de la Facultad Eclesiástica de Teología y del Instituto de Ciencias Religiosas de la PUCV.

04.05.2018

“Hay una voluntad de Dios para que hoy exista la Facultad Eclesiástica de Teología y el Instituto de Ciencias Religiosas.  Debemos ser testigos de la fe en la Iglesia en esta Universidad, en la calle, en la parroquia y en nuestros hogares. Cada uno de nosotros, ya sea con su vocación a la vida cristiana o consagrada, aporta a esta Facultad y se alegra de esta celebración que es el comienzo de un nuevo año académico que reúne a las personas que Dios eligió para estar aquí presente”, señaló Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar, Gran Canciller de la PUCV y Obispo de Valparaíso.

La eucaristía se desarrolló en la Capilla de la Casa Central de la PUCV y reunió al profesor Claudio Elórtegui Raffo, rector de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; con Nelson Vásquez Lara, vicerrector Académico de la PUCV; Juan Carlos Gentina Morales, secretario general de la PUCV; Kamel Harire Seda, decano de la Facultad Eclesiástica de Teología; José Marín Riveros, decano de la Facultad de Filosofía y Educación; Loreto Moya Marchant, secretaria académica de la Facultad Eclesiástica de Teología PUCV; Juan Pablo Faúndez Allier, jefe de Programas Académicos de la Facultad Eclesiástica de Teología; además de profesores, alumnos y funcionarios de la Facultad.

Lectio Inauguralis

“Agradezco la presencia de cada uno de ustedes a nombre la Facultad Eclesiástica de Teología y los invito con renovado entusiasmo a construir una teología con acento más eclesial y en diálogo con la cultura y filosofía actuales. Una teología abierta, que sin perder su identidad sepa articular una fe en busca de una inteligencia metafísica, una inteligencia social y también de una inteligencia escatológica universal. Todo lo anterior, sin embargo, resulta imposible sin recuperar el Dios de la revelación, sin cuidar que la pluralidad no rompa la unidad, sin asistir a la inculturación del mensaje con un método interdisciplinar. Es imperativo también, hoy, más que nunca, el diálogo con otras religiones, igualmente es urgente una teología que sea más laical, menos masculina y al servicio de una Iglesia de iguales notas”, señaló el Dr. Kamel Harire en el discurso de bienvenida de la Inauguración del Año Académico realizado en la sala Monseñor Emilio Tagle de la Universidad.

El decano invitó a los futuros teólogos a ser capaces de proclamar con la fuerza de siempre el recuerdo histórico de Cristo, haciéndolo actualidad y acontecimiento presente “resistiendo cualquier forma de distorsión o de una forzada transformación en una ética o ideología, capaz de luchar contra toda forma de violencia, injusticia e inhumanidad, aptos de poner de relieve solo el potencial salvífico y liberador de Jesucristo”.

En este marco, el académico mencionó que como Facultad Eclesiástica de Teología se pretende poner énfasis en la teología bíblica, en la teología práctica y en el fenómeno religioso actual, cooperando así con la docencia, investigación y extensión de esta disciplina en la Universidad y en el país.

Posteriormente, se efectuó la conferencia titulada "El Ethos de la Gratuidad, una experiencia Universitaria”, dictada por el Dr. Arturo Chicano Jiménez, vicerrector de Desarrollo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

“Cuando miramos el mundo lo vemos en el intento de encontrarnos con un desconocido y ese desconocido también se llama Dios, y en ello, el desconocido o Dios, está en todo aquello que nos rodea, imperceptible a veces. La gratuitad está en todo y es fundamentalmente lo que da sentido a todo lo que hacemos. Desde ese día volvió a mí la pregunta por Dios y su gratuidad, cobrando sentido una dimensión nueva en las cosas que yo hacía", explicó el doctor Arturo Chicano, citando una frase que recibió de un maestro durante su formación.

Para el académico, esta época no se caracteriza por el Ethos (palabra griega que significa "costumbre y conducta") de la gratuidad, ya que actualmente predomina el cálculo, la eficiencia, la necesidad y la urgencia, que nos conducen hacia formas de ser que debilitan el concepto de gratuidad.

Por Natalia Cabrera Vásquez

Facultad Eclesiástica de Teología