Kinesiología PUCV retoma intervención con ejercicio físico en adultos mayores de Curauma

El programa PAFI-Curauma se desarrolla hace cuatro años en las dependencias del Campus Curauma de la PUCV y esta vez se ha podido seguir implementando gracias a la tecnología.

29.05.2020

La cuarentena es la medida más popular y con mayor eficacia para ralentizar la propagación del nuevo coronavirus a falta de una vacuna de probada efectividad ante la pandemia que está viviendo el mundo por el Covid-19. Sin embargo, esta media trae consigo un cambio radical en el estilo de vida de la población cuyos efectos colaterales se hacen sentir, con mayor preponderancia en personas mayores que se encuentran aisladas y que, además, presentan factores de riesgo tales como: hipertensión arterial, diabetes, obesidad y enfermedades respiratorias.

Por otro lado, y tal como le mencionó el profesor Jorge Michalland, respecto al estrés como un efecto en tiempos de pandemia. Una cuarentena extensa tiene un impacto psicológico negativo en las personas, tales como el temor, frustración y aburrimiento, entre otros síntomas.

Pese a todo, el ejercicio ha demostrado ser un motor importante para los tiempos de confinamiento. Al menos así lo señala el profesor del Instituto de Kinesiología y director del programa de Actividad Física Integral (PAFI-CURAUMA), Rubén López, al señalar que: “El ejercicio ha demostrado ser una intervención efectiva para la mayoría de las personas que cursan con enfermedades crónicas, tanto por sus efectos positivos en la salud mental como física”. Agregando además que: “Se le puede considerar una verdadera píldora por sus beneficios preventivos y terapéuticos. Adicionalmente, el ejercicio mejora la calidad de vida y retarda el envejecimiento, previniendo, por ejemplo, síndromes geriátricos como: fragilidad, sarcopenia y/o dinapenia, riesgo de caídas y el deterioro cognitivo”.

Es por ello que PAFI-CURAUMA, un espacio donde participan semanalmente al menos 20 personas mayores del sector Placilla-Curauma, ha vuelto a funcionar luego de ciclos intermitentes marcados principalmente por el estallido social en 2019 y por las medidas de distanciamiento social a causa del Covid-19.

Desde este primero de mayo se han retomado las sesiones en un formato on line. Al respecto el académico de la Escuela de Kinesiología señaló que: “La primera etapa consistió en recopilar los números de teléfono celulares de los participantes, luego se creó un grupo de WhatsApp que facilitó la comunicación. Posteriormente se seleccionó el formato audiovisual más simple y accesible para ellos, que consistió en vídeos que se suben semanalmente al canal de YouTube”. Agregando además que: “el formato vídeo ha permitido a los usuarios una mayor flexibilidad horaria una reproducción asincrónica, logrando adicionalmente, que ellos repitan los ejercicios con una mayor frecuencia semanal. Además, se incluyen cápsulas semanales de contenidos educativos con el objetivo de reforzar la adherencia al ejercicio y otras medidas generales de autocuidado en salud”.

El programa que ya cuenta con más de 26 suscritos y que tiene más de 90 visualizaciones semanales, también brinda el espacio para que los usuarios puedan dejar comentarios, algo que según señala López, ha sido bastante importante para el desarrollo de las clases, al señalar que: “Las personas pueden efectuar comentarios que son considerados para la mejora continua del Programa. Resumiendo, sus opiniones, ellos encuentran que este tipo de actividad les ayuda a sobrellevar el estrés de la crisis sanitaria”. Agregando además que: “les aporta mayor energía, ánimo y disposición para cada semana. Se mantienen activos, e incluso, les ayuda a superar los dolores articulares.

Pese a la edad de sus asistentes, el programa se ha desarrollado sin inconvenientes algo que ha llamado, gratamente, la atención del señor López, quien señaló que: “me ha sorprendido el manejo de la tecnología por parte de los usuarios del PAFI-Curauma, el optimismo ante la vida y, sobre todo, la gran flexibilidad y capacidad de adaptación ante situaciones adversas. Esto sin duda me motiva a seguir adelante, donde además de mantener el vínculo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso con la comunidad, podamos demostrar que las crisis son también oportunidades que nos ayudan a explorar nuevas formas de interacción y comunicación con los demás”.

Imagen foto_00000003

Kinesiología PUCV