Presidente del Partido Nacionalista Vasco dicta conferencia en la Católica de Valparaíso

Andoni Ortúzar se refirió a la realidad política en España, y de cómo su partido se inserta en ella. El académico Claudio Elórtegui Gómez, de la Escuela de Periodismo, analizó el nuevo escenario generado en Chile a partir de la desafección política.

25.01.2019

“La política española está muy enferma, la vieja política y ahora la nueva”.

Estas palabras corresponden al presidente del Partido Nacionalista Vasco, Andoni Ortúzar, de visita en Chile, quien dictó una conferencia en Casa Central de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso para analizar la realidad política ibérica, especialmente en cómo el País Vasco se inserta en ella.

En este plano, auguró un futuro inquietante: “la política no pasa por buenos momentos”. Para ello, explicó que la clave es que “los partidos políticos tradicionales que nos hemos movido en un espacio positivo, nos reinventemos”.

“Tenemos que ser autocríticos. De momento tenemos una fórmula de cierto éxito, pero si caemos en la autocomplacencia, seguramente caeremos igual que los demás”, agregó.

Indicó, además, que es fundamental que los partidos es necesario replantear la relación con las personas: “los votos no son los partidos políticos, son de las personas”. “Tenemos que revisarnos como partidos para ser organizaciones más abiertas, más transparentes, mejorar la escucha activa y más respetuosos con los ciudadanos”, complementó.

NUEVOS ESCENARIOS

El profesor e investigador de la Escuela de Periodismo de la PUCV, Claudio Elórtegui Gómez compartió la exposición con Ortúzar, ocasión en la que se refirió a los nuevos escenarios que se han presentado en la política nacional, especialmente producto de la profunda influencia que en el último tiempo han tenido las redes y los movimientos sociales.

En este sentido, explicó que “la clásica agenda de la comunicación política establecida por los medios de comunicación y por los políticos, comienza a cambiar y a modificarse desde posturas emergentes e influenciadoras, que no necesariamente están en la órbita política tradicional, y que van estableciendo su propio esquema. Ahí comenzamos a ver otro tipo de discusión, más polarizada”.

“En un momento de mayor desconfianza que observamos en las instituciones, de creciente desconfianza y desafección a los detentadores tradicionales de contenido político, y un traslado de la discusión política con sus propias características dentro de las redes sociales, hacen que el nivel de volatilidad de estas temáticas comiencen a incrementarse”, sentenció el académico, situación que da lugar a “escenarios de espectacularización y de fake news”.

Dirección General de Vinculación con el Medio