Proyecto de Innovación incorporó cuatro nuevos recorridos patrimoniales para el curso de “Autocuidado y Vida Saludable”

La iniciativa consistió en la incorporación de cuatro nuevas rutas patrimoniales en la ciudad de Valparaíso para la asignatura de Formación Fundamental “Autocuidado y Vida Saludable”.

20.04.2017

La Vicerrectoría Académica de la PUCV, a través de su Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria (UMDU) y bajo el marco del Programa de Mejoramiento e Innovación de la Docencia Universitaria 2016, facilitó la implementación de un proyecto de la Escuela de Educación Física. Cabe señalar que este Programa se encuentra alineado con los principios del Proyecto Educativo de Pregrado y el Marco de Cualificación de la Docencia Universitaria de la PUCV. 

La iniciativa consistió en la incorporación de cuatro nuevas rutas patrimoniales en la ciudad de Valparaíso para la asignatura de Formación Fundamental “Autocuidado y Vida Saludable”, que permitieron a los estudiantes renovar sus posibilidades de prácticas asociativas en terreno, abriendo nuevos espacios para el aprendizaje activo en el entorno urbano patrimonial, a través de la interacción con los espacios culturales, las personas y el patrimonio arquitectónico de la ciudad.

El proyecto “Circuitos patrimoniales y su desplazamiento activo en el aprendizaje del autocuidado” fue impulsado por los docentes: Dr. Luis Espinoza Oteiza y Dr. Daniel Duclos Bastías, en conjunto con la profesora Carolina Cid Robles, el profesor Miguel Silva y la ayudante Milena Adaros.

Las cuatro rutas que se diseñaron en este proyecto son: El “Circuito Pancho”, que se proyecta en el camino costero, partiendo desde Casa Central de la PUCV, hasta el Monumento a la solidaridad en la Av. Argentina. El “Circuito del Arte”, que une 14 puntos de interés entre Museo de Cielo Abierto y Museo la Sebastiana. El “Circuito Deportivo”, que cruza el cerro Playa Ancha, desde la Caleta El Membrillo, hasta el monumento a Bilbao frente a la antigua Aduana. Por último, el “Circuito del Puerto”, que une 15 puntos de interés del casco antiguo de la ciudad de Valparaíso.

Según Luis Espinoza, director del proyecto, una de las cosas que más rescata es que los estudiantes realmente adquirieron los aprendizajes esperados por la asignatura, lo que se dio a través de la puesta en práctica de los aprendizajes teóricos adquiridos en clases. “Creo que el principal aprendizaje que obtienen los estudiantes, es que ellos van generando adherencia a la práctica de la actividad física. Esto se da porque, al desarrollar las actividades propuestas en este proyecto, se dan cuenta que no sólo tienen conocimientos teóricos, sino que, además, tienen conocimientos prácticos”, aseguró el docente.

Para Catalina Praus, estudiante de cuarto año de Pedagogía en Castellano y Comunicación, el modelo de aprendizaje respondió a las necesidades de la sociedad actual y demostró la capacidad que tienen los docente para adaptarse e innovar. “Este modelo de aprendizaje es una buena forma para aprender sobre cómo tener una vida más activa, modificar rutinas e integrar el deporte dentro del diario vivir. Los profesores demostraron su capacidad de adaptar su asignatura, resignificando sus contenidos de acuerdo a los estudiantes que hoy en día tienen”, indicó la estudiante.


Por Francisco Rivera A.

Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria