PUCV certifica a escolares que finalizaron Curso de Educación Cívica impartido por la Escuela de Derecho

Los alumnos recibieron los certificados que acreditan su exitosa participación en los cursos que busca acercarlos a la sociedad y reconocerlos como actores relevantes dentro de un contexto social complejo, además de instarlos en la reflexión acerca de la democracia y la titularidad de sus derechos y obligaciones.

01.09.2017

En la Sala Obispo Emilio Tagle de la Casa Central se realizó la certificación de los estudiantes de Enseñanza Media que participaron durante el primer semestre de este año en la cuarta versión del Programa de Educación Cívica que imparte la Escuela de Derecho de la PUCV en los liceos municipales Bicentenario de Valparaíso, Bicentenario de Viña del Mar y Guillermo Rivera Cotapos.

Los alumnos recibieron los certificados que acreditan su exitosa participación en los cursos que busca acercarlos a la sociedad para reconocerlos como actores relevantes dentro de un contexto social complejo, además de instarlos en la reflexión acerca de la democracia, los derechos humanos y la titularidad de derechos y obligaciones.

Al respecto, el decano de la Facultad de Derecho de la PUCV, Alan Bronfman, señaló que este curso es tremendamente importante y representa una contribución a la formación de los estudiantes de la región, precisamente de Valparaíso y Viña del Mar.

“La educación cívica permite formar buenos ciudadanos para saber la importancia del voto, de las instituciones democráticas, conocer el Congreso y cuáles son las instituciones fundamentales de nuestra sociedad. Muchos de los problemas actuales se relacionan con algunas personas que no conocen cómo funciona la democracia y dejan de participar. Eso es uno de los efectos más perniciosos que se reflejan en la apatía electoral, donde vota la mitad de la población y no sabemos qué piensa la otra mitad que no participa”, advirtió.

COORDINADORA ACADÉMICA LICEO: “ES UNA CONTRIBUCIÓN A FORMAR AL CIUDADANO DE MAÑANA”

Por su parte, la coordinadora académica del Liceo Bicentenario de Viña del Mar, Cecilia Hernández, recordó que hace cinco años fueron convocados por una idea que surgió a partir de los 120 años de la Escuela de Derecho por iniciativa del académico Osvaldo Urrutia Silva. La propuesta fue tomando forma desde la teoría hasta conformar un programa pensado para estudiantes de Enseñanza Media de establecimientos públicos.

Hoy son tres los establecimientos  comprometidos en el programa: el Liceo Bicentenario de Valparaíso, Liceo Guillermo Rivera y el Liceo Bicentenario de Valparaíso.

“Este vínculo de la PUCV con la comunidad escolar, más allá de ofrecer una oportunidad de crecimiento a los jóvenes se ha transformado en una alternativa de exploración del campo vocacional, despertando nuevos intereses y profundizando conceptos vitales. Es una contribución a formar al ciudadano de mañana, con firmes valores y concepciones democráticas universales, coherente con la visión común de los proyectos educativos que representamos”, añadió.

En efecto, uno de los estudiantes del Liceo Bicentenario de Viña del Mar que cursó el Programa de Educación Cívica, Alejandro Quiroz, tuvo los méritos suficientes para ingresar este año a la Escuela de Derecho.

El coordinador del Programa de Educación Cívica de la PUCV, Isaí Carrasco, agregó que “luego de cuatro años de desafíos y arduo compromiso, el programa se ha consolidado y se perfila hacia el futuro como un referente en la región. El anhelo de colaborar con los establecimientos educacionales del sector municipal de Viña del Mar y Valparaíso en la labor de formar estudiantes conscientes de sus derechos y obligaciones, el valor de la democracia y la construcción de una sociedad más justa se ha visto concretizado en las clases realizadas en los liceos aquí representados”.

Finalmente, el premio al mejor alumno de la versión 2017 del programa fue otorgado al estudiante de 3° medio del Liceo Bicentenario Viña del Mar, Samuel Eyzaguirre, para quien este curso representa un primer acercamiento con la Educación Superior.  

“La primera clase fue una novedad, centrada en la ansiedad y la expectación por lo que vendría. Era algo nuevo que hasta el momento no tenía comparación alguna con otros cursos tomados con antelación. Fue una primera aproximación a la Universidad (…) A medida que pasaban las clases íbamos comprendiendo la sociedad actual, la política nacional y Chile en el contexto internacional. Para muchos, esta experiencia ha sido la primera que nos acerca a la universidad y nos ha llevado a expandir nuestros horizontes”, concluyó.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio