Orquesta de Cámara de la PUCV realiza concierto en homenaje al compositor Orlando Jacinto García

El músico y creador cubano-estadounidense asistió a la presentación y trabajó previamente en tres ensayos con nuestra agrupación de cuerdas. Además, sostuvo diversos encuentros con alumnos de música y también del Liceo Bicentenario de Viña del Mar.

28.05.2019

No es habitual asistir a un concierto de música y estar sentado al lado del compositor que creó esas obras. No sólo eso. Es poco común conversar con él y entender en qué se inspiró para escribirlas. Esto fue lo que se pudo vivir in situ durante el Concierto en Homenaje al compositor Orlando Jacinto García que realizó la Orquesta de Cámara de la PUCV en el Club de Viña del Mar, bajo la dirección del profesor del Instituto de Música y director artístico, Pablo Alvarado.

La presentación se enmarcó dentro de la II Temporada Internacional de Conciertos 2019 que organiza la Unidad de Extensión Cultural de la Dirección General de Vinculación con el Medio de nuestra Casa de Estudios y fue posible gracias a que se financió dentro de un proyecto a través del Fondo para el Fomento de la Música Nacional.

El compositor tuvo la posibilidad de compartir con los músicos de la Orquesta de Cámara PUCV durante la semana al asistir a tres ensayos de sus obras, pero el trabajo comenzó hace tres meses cuando los intérpretes de la agrupación comenzaron a revisar las partituras de Orlando Jacinto García, que destacan por su particular manejo de los silencios, la disonancia y el tiempo.  

García es discípulo del compositor Morton Feldman y además es docente de la Universidad Internacional de La Florida en Miami donde lidera la cátedra de composición. Es un gran promotor de la música contemporánea en Estados Unidos, donde reside. Sus obras han sido estrenadas en diversos escenarios de América, Asia y Europa por destacados solistas y ensambles. Su obra “Cuatro Asimetrías” fue nominada en 2009 a los Grammy Latinos.

Durante los cuatro días que estuvo en Valparaíso, sostuvo encuentros con estudiantes de música de diversas universidades porteñas y también se dio el tiempo de responder preguntas a los alumnos del Liceo Bicentenario de Valparaíso que llegaron unos minutos antes al concierto realizado en el Club de Viña del Mar.

CONCIERTOS INTERNACIONALES

Al respecto, la jefa de Proyectos Culturales, Kareen Stock, señaló que el año pasado se aventuraron con una primera temporada de conciertos internacionales donde recibieron a cinco invitados de renombre. “Su organización se genera a partir de los contactos que nuestros músicos y académicos van teniendo en el extranjero, dejando una impronta positiva. Aquellos compositores e intérpretes que están afuera se interesan por trabajar en los espacios de la PUCV. Es algo que se hacía de manera esporádica y aleatoria tomando estas oportunidades y decidimos sistematizarlo”, indicó.

Este año la temporada partió con la música de la clarinetista argentina Amalia del Giudice inaugurando una nueva sala en la PUCV. “A fines de junio, tendremos a Manuel Druminski, eximio violinista que hace su carrera en Alemania. Eso enriquece nuestra cultura y quehacer, el trabajo de los intérpretes, compositores y de la audiencia”, complementó Stock.

Sobre su paso por Valparaíso y Viña del Mar, el compositor Orlando Jacinto García agrega que ha sido una verdadera experiencia. “Estuve en dos universidades y sentí el entusiasmo de los estudiantes, fue genial. Hay mucho interés por aprender más de la música contemporánea. La Orquesta de Cámara de la PUCV es muy buena, sus intérpretes tocan muy bien. Nunca había venido a Chile. Pablo Alvarado es un gran director y ha sido un placer trabajar con ellos”, precisó.

La Universidad Internacional de La Florida en Miami es una institución estatal que tiene más de 55 mil alumnos. En el programa de música cuentan con alrededor de 300 estudiantes. García dirige la cátedra de composición y es compositor residente. 

El concierto contempló la interpretación de tres obras. La primera “Una marea creciente”, en palabras de su autor se refiere a una creación que va ascendiendo y descendiendo como un oleaje. “La escribí para una violinista coreana (Jennifer Choi) que vive en Nueva York. Fue un desafío pues se debía destacar la técnica y el nivel, además de ser fiel a mi estética donde el material se desarrolla lentamente. La idea es captar al oyente en el momento y cuando termina la obra, no se sabe si pasaron dos minutos o dos horas. Es como congelar el sentido del tiempo”.

Luego la Orquesta ofreció “Un retorno a la fragmentación y el uso del espacio negativo”, una obra para violonchelo y orquesta de cuerdas. Esta pieza se estrenó hace poco en La Habana con un violonchelista norteamericano. El título se refiere al uso de esa técnica para fragmentar material, la que Orlando Jacinto García ha usado en varias obras y se vincula al uso de los silencios.

Finalmente, se presentó “Ascendiendo hacia la luz eterna”, una obra que el compositor escribió para el gerente del sello “Toccata Classic” en Inglaterra. “La novia del gerente falleció producto de un cáncer y le pidió a los autores que colaboramos en el sello si podían dedicar una obra para Orquesta de Cuerdas y luego se grabaron. Mi esposa falleció de esa enfermedad, así que tomé el desafío. Tiene esa referencia de subir hacia la luz eterna y a la vez se vincula con la música que va ascendiendo”, concluyó.

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio

Fotos: Ángela Tobón Coral