PUCV se adjudica importante proyecto para restaurar fachadas y recuperar salones de su Casa Central

Además, la propia Casa de Estudios comprometió 600 millones para complementar los 2.300 aprobados por el Consejo Regional de Valparaíso.

25.11.2019

El Consejo Regional de Valparaíso aprobó recientemente el financiamiento de un proyecto de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso para restaurar su edificio de Casa Central que data de 1928. Se trata de 2.300 millones de pesos, más 600 millones que comprometió la propia Institución que permite dar cuenta de su valor patrimonial y ponerlo a disposición de la comunidad de la Región de Valparaíso, enriqueciendo el eje Brasil como polo de educación superior.

Éste es un proyecto aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales en 2017 que involucra la restauración de las fachadas exteriores y de los patios interiores, además de la habilitación y restauración de cinco salones cuyo destino está orientado a actividades culturales, académicas, seminarios y otros abiertos a toda la comunidad. Se trata específicamente del Salón de Honor y la Sala Quinto Centenario, con capacidad para 250 y 120 personas, respectivamente, además la sala de exposiciones Alberto Cruz, la sala de seminarios y documental Emilio Tagle, y la Sala Multiuso.

Sobre la importancia que tiene este edificio, Arturo Chicano, vicerrector de Desarrollo de la PUCV, explica que “Casa Central está en una de las puertas de entrada a la ciudad, ubicada en uno de sus enclaves históricos. Para Valparaíso tiene un valor histórico, más allá del que tiene por ser una universidad y de su aporte a la ciudad toda en cientos de actividades que se realizan, tanto hacia la formación de personas como en la disposición del conocimiento que genera a través de actividades permanentes de vinculación con el medio”.

En relación a su estado actual, señala que “ha sufrido el deterioro normal de 90 años, pero sobre todo el efecto de grandes sismos. Estamos ante una obra que, aunque la hemos logrado mantener, hacer una recuperación de ella es muy importante. Es un proyecto en el que llevamos años trabajando, ocupando distintas vías de financiamiento. La misma Universidad ha ido en un proceso gradual de recuperación del espacio patrimonial (…) Este proyecto viene a fortalecer el trabajo que hemos hecho durante 10 años”.

Las intervenciones de fachadas alcanzan a los 5.700 metros cuadrados de superficie de limpieza, restauración y protección, además del retiro de ornamentos sueltos y en mal estado, lo que se traduce en que cientos de éstos deberán ser fabricados con técnicas artesanales y materiales contemporáneos para volver a darle valor a este monumento histórico ícono de la ciudad. Asimismo, la superficie de los salones alcanza los 1.078 m2, los cuales estarán a disposición de diversas actividades culturales y académicas para favorecer el quehacer de la región.

“Recuperar la fachada no significa darle una mano de pintura, sino que significa recuperar toda la ornamentación original de la fachada que es la más deteriorada por efecto de los terremotos en los últimos años (…) Esto comienza a provocar ciertos deterioros estructurales”, complementa el vicerrector Chicano, quien señala que la gran dificultad está en que los trabajos se realizarán a más de ocho metros de altura.

Por medio de esta intervención se busca conservar el valor estético e histórico del edifico en su conjunto, y con ello aumentar el valor social del patrimonio. Además, se evitará poner en riesgo la integridad física para las personas por la caída de elementos de las fachadas y se revitalizará este espacio público que permitirá realzar el alicaído sector del Barrio Almendral.

“Queremos darle el valor a un edificio que es de Valparaíso, que constituye parte de la imagen de la ciudad, y nos parece importante que se recuperen los estos espacios”, concluye el vicerrector de Desarrollo.

DETALLE DE LAS OBRAS

Los trabajos que se realizarán en las fachadas exteriores y en los patios interiores son los siguientes:

- Limpieza mecánica de suciedad superficial y adherida al soporte del edificio.

- Retiro de elementos no originales que afectan la conservación del edificio (bajadas de aguas lluvias de PVC, marcos metálicos de publicidad, equipo de aire acondicionado, entre otros).

- Afianzamiento de elementos decorativos con problemas de sujeción, para garantizar la seguridad de las personas.

- Reparación de grietas y elementos con corrosión.

- Reposición de morteros faltantes en superficies de muros y en zonas donde se encuentre expuesta la enfierradura del edificio.

- Réplica e instalación de elementos decorativos faltantes.

- Reposición de elementos de hojalatería faltantes y reinstalación de bajadas de aguas lluvias en sus piezas originales existentes.

- Integración cromática mediante veladuras en zonas de intervención con morteros nuevos.

- Incorporación de mallas protectoras de ventilaciones en primer nivel de zócalo.

- Incorporación de púas anti palomas.

- Aplicación de hidrofugante siliconado incoloro.

- Aplicación de antigrafiti incoloro en zócalo.

Por su parte, las obras en cinco salones son los siguientes:

- Habilitación integral de los espacios arquitectónicos, recuperación de la altura interior y limpieza de intervenciones no originales.

- Reposición de baldosas o pisos originales dañados.

- Ocultar instalaciones eléctricas a la vista. Iluminación técnica contemporánea. Apoyo de iluminación perimetral.

- Nuevas instalaciones de climatización y/o ventilación según sea el caso.

- Apertura del vano original en hall de acceso principal y reubicación de la escultura de Claudio Girola.

Dirección General de Vinculación con el Medio