Valparaíso Makerspace se adjudica 2ª etapa del proyecto "Retos de Innovación"

Durante la primera etapa se rediseñó un protector facial, siendo testeado, validado por el ISP, para finalmente ser donado a distintas instituciones de salud pública frente a la alta demanda de elementos de protección para su personal producto de la pandemia.

24.11.2020

Bajo el nombre de "Escudos faciales: fabricación digital al servicio del país", el espacio creativo-tecnológico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso Makerspace, se adjudicó la segunda etapa del proyecto "Retos de Innovación COVID-19, Elementos de protección para el personal de la salud" del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Corfo y Laboratorio de Gobierno; de esta manera se convierte en el único proyecto regional en pasar a la segunda fase.

La propuesta pretende contribuir a la descentralización y masificación de la iniciativa desarrollada durante la primera etapa del proyecto, que consistió en el rediseño y fabricación del escudo facial "ProMaker PUCV", para lo cual se realizará un despliegue a nivel nacional, incentivando la participación de entidades que cuenten con tecnología de impresión 3D, como Fablabs y Makerspaces, entre otros, para consolidarlos en una "Red Maker".

"Esto responde a nuestro sello valórico como una Universidad al servicio de la sociedad. Como Dirección estamos tremendamente orgullosos de poder seguir contribuyendo a trabajadores y profesionales del sector público de salud en este año complejo que hemos enfrentado, periodo en el que pusimos a su disposición nuestras capacidades y conocimientos para hacer frente a la pandemia", manifestó Etienne Choupay, Director de Incubación y Negocios.

La idea de construir una red de makers responde a la necesidad de potenciar y masificar la fabricación del rediseño y sus donaciones a centros de salud pública de todo el territorio. De este modo, quienes sean parte podrán acceder de forma libre y exclusiva al diseño, garantizando su calidad.

"Conocemos la importancia de persistir en esta labor para prevenir los contagios. A la fecha ya hemos donado más de 500 escudos faciales y queremos que este número se potencie a lo largo de todo el país, para que la colaboración llegue sobre todo a quienes día a día atienden pacientes COVID-19 en todo Chile", explicó Dayan Echeverría, coordinadora general del espacio.

Asimismo, destacó que esta segunda fase busca promover aún más la cultura de colaboración y democratización de la tecnología y el conocimiento. "Queremos vincularnos con otros espacios creativos y tecnológicos, quienes cuenten con implementos de impresión 3D, para descentralizar la ayuda y poder llegar a la mayor cantidad de regiones del país", puntualizó.

Dirección de Incubación y Negocios PUCV